Blog sobre TeachApp, la educación y las clases particulares

Descarga TeachApp y encuentra a los mejores profesores de tu zona

¿Por qué optar por un profesor particular?

imagen - ¿Por qué optar por un profesor particular?

Cuando decimos que un alumno necesita un “profesor particular”, parece que sea sinónimo de que aquel alumno es mal estudiante o no tiene la capacidad de asimilar los conceptos. Quizás es que al no tener la capacidad de asimilar los conceptos es mal estudiante. O quizás ambas cosas: no tiene la capacidad de asimilar los conceptos y además, es mal estudiante.

En cualquiera de los casos, ¿significa eso, realmente?. Yo no lo creo.

Recuerdo que en mi época escolar, detestaba las matemáticas. ¿Sabéis aquello de que no sabes por dónde cogerlo?. A veces, inicias la clase con la idea de que no vas a entender lo que el profesor explicará y automáticamente te produce ansiedad antes de tiempo.

Mi profesor de matemáticas era simpático y sus clases eran amenas, pero eso no bastaba: él avanzaba el temario a pesar de ver que muchos de sus alumnos no seguían el ritmo de sus clases. Como podéis imaginar, una de ellas era yo. Es por eso que me planteé la contratación de un profesor particular para seguir el mismo ritmo de las clases convencionales.

Cursaba uno de los últimos años en el colegio. Nunca antes había hecho clases particulares y no tenía referencia sobre ningún profesor. Así pues, necesitaba un profesor de confianza y experto en aquella materia.

Por aquel entonces, no existían plataformas de búsqueda de profesores particulares en tu misma zona y por eso, no podía saber previamente su experiencia, las asignaturas que imparte, las valoraciones de otros alumnos… Afortunadamente, mi compañera me facilitó el número de un profesor: Raúl, que poco tiempo después se convertiría en mi profesor particular. Mi compañera me dio buenas referencias sobre él, por eso no dudé en contactarle.

Mi caso no era puntual. Quiero decir, necesitaba un profesor particular durante todo el curso, una o dos horas y una o dos veces por semana.

Cuando pasaron algunos meses, pude hacer un balance de cómo me sentía yo, si mis resultados en el colegio habían mejorado, si entendía los conceptos cuando Raúl me los explicaba, si tenía reparo en preguntarle dudas… Y el balance fue positivo: me sentía bien, mis resultados en el colegio habían mejorado, entendía los conceptos cuando me los explicaba y si me surgía alguna cuestión, no dudaba en preguntarle.

En ese momento, entendí por qué todo había mejorado desde entonces: el profesor particular sólo dedicaba su tiempo para mí: a mis dudas y a mis errores. Si no asimilaba una fórmula o cualquier concepto, se detenía en aquel punto, me lo explicaba de otra manera y practicábamos ejercicios hasta que lo entendía. Es más, para concluir, dejaba que yo hiciera el ejercicio para ver si realmente lo había comprendido. Porque a veces, entendemos aquello que nos explican en el momento, pero cuando nos quedamos solos, delante de un ejercicio, sin alguien que sea experto en el tema, nos sentimos desorientados y no sabemos cómo solucionarlo.

Creo que en muchas situaciones no es a causa del alumno el no adquirir bien los conocimientos que se imparten en las clases ordinarias, sino que al docente “se le queda grande” el hecho de dar clase a veinte o treinta alumnos, no porque él esté incapacitado pero sí porque no todos los alumnos asimilan las ideas al mismo tiempo.

Sin embargo, pienso que muchos padres necesitan un profesor particular para sus hijos pero no son capaces de buscarlo porque creen que la contratación de éste supondrá un gran coste. Tal vez sí, pero hay quien ofrece impartir clases a un precio asequible en relación a la calidad. Además, al fin y al cabo, no podríamos llamarlo “gasto”. Me atrevería a decir “inversión”. En más de una ocasión, he leído que un alumno con dificultad en una determinada asignatura, después de ser ayudado por un profesor particular, acabó siendo profesor de esa materia o se dedicó a algo relacionado con el tema.

Así que no seáis impacientes, confiad en la ayuda de estos expertos porque a largo plazo, un alumno que a priori nadie apostaba por él, puede convertirse en un caso de éxito.

Acerca de la autora

M

M Del Mastio

Publicista y RRPP. Comunicadora en este rincón sobre educación: consejos, pensamientos, entrevistas, curiosidades...

últimos posts

imagen blog TeachApp

¡He suspendido!

Publicado el 12 de julio de 2017
imagen blog TeachApp

¿Cómo, cuándo y dónde estudiar?

Publicado el 15 de junio de 2017
imagen blog TeachApp

Educación en el mundo

Publicado el 4 de mayo de 2017

¡Descarga TeachApp!

Encuentra profesores increíbles y reserva tus clases hoy mismo