Blog sobre TeachApp, la educación y las clases particulares

Descarga TeachApp y encuentra a los mejores profesores de tu zona

Entrevista profesora particular

imagen - Entrevista profesora particular

Hoy entrevistamos a Irene Pérez, profesora particular desde hace más de 8 años y graduada en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿Cómo definirías educación?

¡Qué fuerte empezamos! Dependiendo del punto de vista en que se mire, la educación podría definirse de muchas maneras. La educación es el conjunto de valores que todos debemos adquirir y transmitir de una generación a otra, para garantizar una mejor convivencia con el mundo que nos rodea. La educación es crecer de una manera madura; aprender de las situaciones y los errores para así poder ir mejorando como persona día a día. Académicamente hablando, la educación se define como el hecho de instruir; de proporcionar conocimiento o también de obtenerlo. No sabría definirla con exactitud, pero sí que sé cómo no definirla: del modo en que se define hoy en día por el sistema actual - ser perfecto y sobre todo, no cometer errores bajo ningún concepto.

¿Por qué decidiste ser profesora particular?

Cuando yo iba al colegio, por desgracia, las matemáticas no eran mi fuerte pero cada año debía enfrentarme a nuevas operaciones y cálculos cada vez más complejos para mí. Así que decidí que yo sola no podría saltar ese obstáculo. En el aula, donde además de mí estudiaban también 34 alumnos más, era imposible que el docente pudiera atender personalmente a todas y cada una de mis dudas. Es un problema muy común en la educación de hoy en día, sin embargo, debido a la situación en la que el docente se encuentra (1 docente por cada 35 alumnos) es entendible. Pero mi tarea no dejaba de ser entender los conceptos y aprobar los exámenes y la materia, al fin y al cabo. Es por ello que recurrí a tomar clases particulares.

Con el tiempo descubrí que mi torpeza en las matemáticas se veía compensada por una facilidad en cuanto a lengua inglesa. En clase, tenía muchos compañeros que se las apañaban muy bien con las matemáticas, pero en cambio, tenían dificultades con el inglés. Fue por ello que decidí ser profesora particular: para ayudar a otros alumnos a superar sus obstáculos, como mi profesora particular hizo conmigo.

¿Qué aptitudes debe tener un buen profesor para que los alumnos lo valoren?

Llevo 8 años siendo profesora particular y también he tenido la oportunidad de enseñar frente a una clase entera en varias ocasiones. Mi experiencia me ha enseñado que para que un profesor sea valorado debe hacer entender a sus alumnos que está allí para enseñarles y ayudarles y no para hacerles pasar un mal rato. Al fin y al cabo, todos somos personas y tenemos nuestras habilidades y nuestras carencias. Con esto quiero decir que, si bien yo puedo enseñarles y ayudarles con el inglés, ellos seguro que podrían ayudarme a mí con cualquier otra habilidad de la que yo carezco. Creo que es importante que entiendan eso, y que por tanto se cree la confianza suficiente como para que los alumnos se sientan a gusto aprendiendo conmigo. No obstante, es extremadamente complicado hacerlo en un aula con tantos alumnos, puesto que éstos conocen la importancia y el poder que cada docente tiene con respecto a la institución, y eso determina el grado de respeto y valor que dan a cada profesor.

Por supuesto, otros factores que también ayudan a ser respetado por los alumnos son la forma en la que se imparte la clase, el interés de cada alumno por la materia que está siendo impartida además de la opinión del alumnado sobre el modo en que van a ser evaluados.

¿Crees que la escuela libre debería implantarse en todo el país?

No estoy muy segura. Creo que lo ideal sería un punto intermedio entre el sistema actual y las escuelas libres. Pienso que el sistema está tan estructurado que no estimula la capacidad creativa de los alumnos, por lo menos no lo suficiente y que proyecta una fuerza tan grande sobre el alumno que en muchas ocasiones disminuye las ganas y la ilusión por aprender y por seguir estudiando. Por un lado, temo el bloqueo de esa creatividad que mencionaba, pero por otro lado, me atemoriza que no se tenga una base general en diferentes materias. Sinceramente, nunca me lo había planteado antes. Es una pregunta complicada, pero sí, creo que lo ideal sería un punto intermedio.

¿Qué papel juega la disciplina en tus clases?

Como he dicho anteriormente, el respeto que tengan tus alumnos por ti depende de muchos factores. Como profesora particular, mi disciplina se limita a ser una regañina desenfadada a los alumnos que en ciertos momentos hacen el remolón o refunfuñan, ya que no necesito más para que la clase continúe con normalidad. En un aula es muy diferente. Gracias a mis prácticas en un colegio pude comprobar que la disciplina a veces se da y a veces no. Cada profesor debe tener su táctica para ganarse al alumnado. Hay profesores que poniéndose una máscara de profesor serio y duro consiguen la disciplina y el respeto y otros profesores, sin embargo, lo consiguen desde la paciencia y las charlas con la clase. Otras veces, simplemente es casi imposible. Pienso que los valores morales, como el respeto, deben traerlos cada alumno de casa. Un profesor debe reforzarlos, no enseñarlos de cero. En general, depende en gran parte del conjunto de alumnos que conformen la clase; del ambiente general que crean los propios alumnos.

¿Consideras que los exámenes favorecen la educación?

No necesariamente. Sí que es cierto que son un elemento muy importante para que un profesor pueda evaluar a un alumno, sobre todo si debe evaluar no solo a uno, sino a 35 alumnos. Sin embargo, un examen no garantiza la adquisición de ciertos conocimientos. La educación hoy en día se basa en ir agrupando los conocimientos de cada materia y evaluar a los alumnos sobre ellos constantemente mediante un examen. Hay muchas materias en las que los exámenes son necesarios, pues la resolución de ejercicios es la única manera de aprender dicha materia. Otras materias, por otro lado, pueden perfectamente tomarse la libertad de ser evaluadas de una manera más práctica, o con la realización de un trabajo. En definitiva, considero exagerada la cantidad y la asiduidad de los exámenes.

¿Crees que la tecnología es una herramienta beneficiosa para los alumnos?

Sí. La tecnología es una herramienta que afortunadamente hoy en día todos los alumnos tienen a su disposición y que pueden usar para encontrar información, ampliar sus conocimientos, practicar con ejercicios online o contactar con sus profesores más rápidamente. Además, para los profesores también es una herramienta muy beneficiosa, puesto que pueden optar por enseñar a sus alumnos de una forma más didáctica y menos monótona, cosa que incrementa la atención y el interés de los alumnos. Sin embargo, no toda la información que encontramos en internet es certera o válida y por tanto, los alumnos deben ser cautos. Es importante mencionar el hecho de que la tecnología da también paso a la posible tentación de plagio de ideas, conceptos e incluso trabajos o proyectos enteros, un problema muy serio que desgraciadamente está a la orden del día y que a los docentes nos preocupa enormemente.

El 20% de los españoles abandona sus estudios por fracaso escolar, por no filtrar emociones negativas como el estrés o la ansiedad. ¿Crees que en los centros se debería impartir clases sobre inteligencia emocional?

Por supuesto. Creo que es muy importante saber gestionar los sentimientos que puedan surgir a partir de la presión por los estudios (y a partir de cualquier situación, claro). Y lo dice alguien que todavía está aprendiendo a hacerlo. Ciertas épocas del año académico son extremadamente duras y estresantes para los alumnos, que ven todos sus exámenes o trabajos finales aglomerados en un corto periodo de tiempo, los cuales determinarán si avanzan o quedan atrás. Aunque considero que un poco de presión nunca viene mal para espabilarse, es cierto que esas épocas vienen acompañadas de sentimientos cargados de negatividad, cansancio, resignación, estrés, ansiedad y baja autoestima. Desde mi propia experiencia, he tenido momentos realmente malos. Personalmente, sí, me habría gustado que se hubieran impartido clases de inteligencia emocional cuando yo estudiaba en el colegio.

¿Qué grado de pasión y entusiasmo eres capaz de transmitir mientras enseñas?

No lo he comentado anteriormente, pero la pasión que un docente transmite a sus alumnos es también un gran punto de apoyo para ser valorado. En mi caso, desde bien pequeña, el inglés ha sido mucho más que mi punto fuerte en los estudios: ha sido una vía de escape, una enorme oportunidad, un hobby, un gran reto personal y una llave que me ha abierto y me abrirá, en un futuro, muchas puertas. Y todos mis alumnos saben lo mucho que disfruto aprendiendo y enseñándoles el idioma a ellos. Es algo que intento demostrarles en cada clase. Quiero que lo pasen bien y disfruten a la vez que aprenden, por ello intento transmitirles la emoción que siento yo al hacer lo que me gusta: eso puede llegar a cambiar, muy positivamente, la actitud de los alumnos.

¿Enseñas de la misma manera a cada alumno?

Mi respuesta es, rotundamente, no. Aunque intento tratar a mis alumnos de la misma forma como profesora, en cuanto a contenido, hago lo posible por adaptarme al nivel y las necesidades de cada alumno. Las dificultades que ellos puedan tener difieren muchísimo según la edad, la base o la exposición que tengan, en mi caso, al inglés. No recuerdo haber tenido ningún alumno que haya sido igual a otro. Y por tanto, mis actividades o recursos no son siempre los mismos. Sí que es cierto que sigo algunos patrones que considero que me ayudaron mucho cuando estudiaba inglés de pequeña en academias de idiomas como por ejemplo, hacerles traducir palabras u oraciones o hablarles únicamente en inglés durante la clase. Pero en general, mi forma de enseñar depende de las necesidades de mis alumnos.

¿Hablas con ellos, personalmente, de sus preocupaciones o intereses?

Por supuesto. Es muy importante conocer sus intereses e inquietudes respecto a la materia que se imparte o sobre cualquier ámbito relacionado con los estudios. Eso ayuda a crear la confianza que mencionaba anteriormente y que no sientan vergüenza de sus errores y puedan aprender a gusto. Yo también fui alumna, y puedo darles consejos sobre mi experiencia, resolver sus dudas o informarles de cualquier cosa que pueda ser de su interés. Creo que esa también es una parte importante de ser docente; ser uno de los apoyos que los alumnos necesitan para mejorar y tener éxito en sus propósitos académicos.

Acerca de la autora

M

M Del Mastio

Publicista y RRPP. Comunicadora en este rincón sobre educación: consejos, pensamientos, entrevistas, curiosidades...

últimos posts

imagen blog TeachApp

¡He suspendido!

Publicado el 12 de julio de 2017
imagen blog TeachApp

¿Cómo, cuándo y dónde estudiar?

Publicado el 15 de junio de 2017
imagen blog TeachApp

Educación en el mundo

Publicado el 4 de mayo de 2017

¡Descarga TeachApp!

Encuentra profesores increíbles y reserva tus clases hoy mismo